La SALA APOLO del museo está concebida para dar a conocer el contexto de su protagonista: Apolonio Alcaide Pérez, un hombre sencillo que contrajo matrimonio con la artista. Este espacio está ambientado en su época, presidido por el automóvil Mercedes Benz 260 e ilustrado con fotografías, mobiliario, obras y documentos que argumentan y reviven aquellos años.

Con Apolonio, su compañero sentimental, sentaron las bases de una industria familiar diversificada, centrada en los años 60 en la empresa de congelados Apolo, todo un hito muy novedoso en Andalucía.

Anita y Apolonio fueron unos emprendedores que contribuyeron al desarrollo económico, incipiente en España y, ella, fue un paradigma conceptual e ideológico de mujer trabajadora, con creciente posición social.